Tendencias en bienestar 2021

Si echamos un vistazo al año 2019 (época pre-pandemia) no cabe duda de que la industria de la salud y el bienestar estaba en total auge, encabezando la lista de esta economía de bienestar sectores como el cuidado personal, la alimentación saludable o las actividades cuerpo-mente.

Y no es de extrañar que esto estuviera pasando, pues cada vez son más las personas que toman consciencia de que la sociedad está más enferma que nunca.  Por ejemplo, la obesidad ha aumentado exponencialmente en los últimos años desencadenando diabetes tipo 2, presión alta y enfermedades cardíacas. Y no sólo eso, la sociedad, y  en concreto los millennials (nacidos entre 1981 y 1999), presentan los niveles de estrés más altos de la historia, derivando en enfermedades como la ansiedad o la depresión. 

Entonces llegó el 2020 con su pandemia que nos obligó a no salir de casa o de tu municipio y a disminuir prácticamente a cero el ocio y la vida social. Esta nueva manera de vivir, este obligado parón, pese a las adversidades, nos ha permitido tener tiempo (sí, eso que nunca teníamos) para reflexionar y darnos cuenta de que nuestra propia salud, la de nuestros seres queridos y la salud del planeta en el que vivimos son tremendamente importantes. 

Como Coach de Salud siempre insisto en que la salud no es exclusivamente la ausencia de enfermedad, no es únicamente estar delgado, o no es sólo comer bien y hacer ejercicio. El alcance de la salud y el bienestar es más amplio ahora, incluyendo la salud mental y la salud emocional. Es decir, se busca una salud holística, cuidar tu “yo interior” tanto como tu “yo exterior”, incluyendo formas de reducir el estrés y priorizar el self-care.

Muchas personas deseaban dejar el año 2020 atrás, pero ese año tan difícil también nos ha dejado aprendizaje y mucho sobre lo que reflexionar. Definitivamente, en el 2021 hay que hacer las cosas mejor.

Estas son las 5 tendencias de bienestar que crecerán en el 2021:

1. Priorizar la actividad de dormir.

No dormir lo suficiente en calidad y cantidad era un problema mucho antes de que el estrés y la ansiedad de la pandemia afectaran nuestra capacidad para dormir bien.

Las generaciones más jovenes ya sufrían de estrés y millones de adultos sufrían de algún tipo de desorden del sueño, siendo el insomnio el más común. 

De siempre se ha dicho que es necesario dormir 7-8 horas cada noche para ayudar a mantener un peso saludable, aumentar el estado de ánimo y mejorar tu sistema inmunológico, promover la claridad mental y permitir la reparación de tu sistema nervioso. Así que métetelo en la cabeza: Dormir es clave para tu salud, dormir es una prioridad.

Puedes consultar en mi cuenta de Instagram (@monicayogiandhealthy) un post que publiqué sobre cómo dormir mejor. 

2. Nuestros hogares son ahora también nuestra oficina y centro de bienestar.

Durante los diversos confinamientos del 2020 tuvimos tiempo de experimentar cómo te afecta física y emocionalmente el ambiente de tu casa. La tendencia de crear espacios flexibles y multifuncionales que nos hagan sentir bien va a seguir en el 2021. Tener una despensa con más espacio de almacenaje, un sofá más cómodo, una sala de estar que pueda ser convertida en oficina con mobiliario ergonómico, un gimnasio dentro de casa o más plantas para purificar el aire son sólo algunos aspectos en los que probablemente hayas pensado.

3. Fitness en casa.

La industria del fitness en casa ya existía antes de la pandemia, pero explotó en el 2020. Con los gimnasios, centros de yoga, etc cerrados buena parte del año, los profesionales del sector tuvimos que ser creativos y ofrecer lo que cada uno tuviera a su alcance, desde plataformas con clases gravadas, clases on-line en directo… Y así continuamos de momento en el 2021… Pero una vez todo se estabilice y los gimnasios, centros de yoga, etc puedan volver a abrir con normalidad, ¿seguirá el fitness en casa?

Algunas personas se han dado cuenta de que hacer ejercicio sin necesidad de desplazarse es mucho más sencillo; de hecho, las personas hacen ejercicio con más frecuencia durante la semana e incluso prueban nuevas clases porque no están tan cohibidas como podrían estar frente a otros en el gimnasio. Las rutinas de acondicionamiento físico en casa también son perfectas para aquellos que no pueden dedicar mucho tiempo para realizar sus entrenamientos, lo que les permite la flexibilidad de hacer micro sesiones durante el día, como por ejemplo 15 minutos por la mañana.

Pero por contra, practicar desde casa hace perder el sentimiento de “comunidad” , de socializar y un aspecto importantísimo para mí: si la clase no es en directo con un profesional al otro lado de la pantalla que esté pendiente de tu entrenamiento, práctica, rutina, lo que sea, nadie va a poder corregirte en aquello que no estés ejecutando correctamente o no podrás recibir sugerencias para ir avanzando. Me permito añadir una opinión personal: Cuando la situación se estabilice y podamos volver a los gimnasios, centros de yoga, etc, ¿de verdad te apetecerá entrenar en casa con una pantalla, con la de horas que hemos tenido que pasar confinados? A mí no.

4. Meditación.

La sociedad está buscando maneras de liberar la tensión y de conseguir equilibrio, priorizando también la salud mental. La meditación es una actividad cuerpo-mente que combate el estrés crónico, mejora el estado de ánimo y tu bienestar en general.  La práctica de la meditación va a ser una actividad en auge en este 2021 ya que cada vez más personas necesitan “callar” sus mentes, sobre todo con todo lo que estamos viviendo.

5. Queremos convertirnos en consumidores aún más conscientes.

Durante la pandemia, muchas personas reconsideraron nuestra contribución a la cadena de suministro de alimentos, cómo podemos apoyar mejor a nuestra economía local y contribuir a la reducción de las emisiones de carbono y el desperdicio de alimentos y envases. 

No hay duda de que el cambio climático nos preocupa cada vez más. Los consumidores nos interesamos más sobre el origen de lo que compramos y del impacto en el planeta. La sostenibilidad en la comida ha conseguido incorporar más dietas veganas que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y utilizan menos agua. También continuamos deshaciéndonos del plástico y optando por alternativas, como envases hechos con azúcares vegetales.

Nuestro deseo por cuidar el planeta tiene que seguir creciendo, y debemos hacer extensible la sostenibilidad a todo: moda, belleza, hogar…

¿Cuál es tu opinión sobre estas tendencias?  ¿Hay otras tendencias de bienestar que debemos considerar para el 2021? Estaré encantada de leerte.

No Comments

Post A Comment

X