Esta Navidad sí, voy a disfrutarla plenamente( 2ª parte)

Tal y como comenté en mi anterior post, sigo dedicando el blog de Diciembre a proporcionarte toda la ayuda que me sea posible para que puedas disfrutar plenamente de estas Navidades, sin sucumbir en el intento. Esta semana le toca el turno a algo que suele ocurrir tras las fiestas navideñas… que has cogido algún kilito que otro. ¡Pues este año no te va a pasar!

Sí, es cierto, con tantas celebraciones que se producen durante estas fiestas, la tentación a comer más cantidad, más dulce y más alcohol es mayor, pero tranquila, que este año vas a conseguir disfrutar de la Navidad sintiéndote bien, ligera y feliz, ¿y cómo lo vas a conseguir? Te proporciono unos consejos que puedes seguir para disfrutar de la Navidad sin dejar de ser tu mejor versión 😉.

1) Planifica a qué eventos asistirás y a cuáles no

El mes de Diciembre está lleno de comidas y cenas, ya sean de empresas, amigos, familiares… pero no tienes por qué ir a todas ellas. Estoy segura de que en más de una ocasión has asistido a algún evento por puro compromiso, sin apetecerte demasiado y encima sin habértelo pasado bien, pues ya va siendo hora de aprender a decir que NO a lo que no te viene de gusto. Se trata de priorizar las celebraciones a las que asistirás y declinar las que no. Intentar cumplir con todos los compromisos no va a conseguir más que estresarte al ver una agenda tan llena, y el estrés no va a ayudarte a escoger las opciones más saludables, y sí que va a ayudarte a acumular grasas en tu cuerpo.

2) Duerme más horas

Dormir las horas suficientes es importantísimo para tu salud. Hay estudios que demuestran que dormir pocas horas está asociado con ganar peso. Disminuye horas de TV, redes sociales, pantallas, etc y duerme 7-8 horas cada día. 

3) Empieza el día del evento con actividad física

¡Y no hay excusa! Hoy en día en YouTube puedes encontrar todo tipo de clases desde Yoga, Pilates, High Intensity Interval Trainings (HIIT)… y de todas las duraciones desde 5’ hasta 1h30’ si tienes tiempo. Además siempre está la opción de calzarte las bambas y salir a correr, pasear…

4) Continúa el día con un desayuno saludable

No te saltes el desayuno con la excusa de ahorrar calorías ahora y poder comer más luego. Esto no suele funcionar. Así que después del ejercicio físico, toma un desayuno saludable como puede ser un porridge de avena, un smoothie, …

5) No asistas al evento muerta de hambre

Si el evento es para comer, habiendo desayunado de forma saludable y completa ya te evitará llegar muerta de hambre. Si el evento es para cenar, antes de ir a la fiesta en cuestión, come algún snack saludable. Puede ser algo rico en fibra o rico en proteína, que te haga sentir un poco saciada. Así no deborarás en cuanto llegues y serás más consciente de las opciones que escoges para comer.

6) Escoge los alimentos sanos primero

Procura empezar con alimentos nutritivos y a poder ser diversifica de manera que en tu porción haya un poco de proteína, cereal integral y verduras. De esta manera es mucho más probable  que no optes luego por opciones mucho menos nutritivas, pues ya estarás bastante saciada y nutrida.

7) Mastica conscientemente y saborea tu comida

Si comes muy rápidamente es muy probable que comas más de la cuenta porque no habrás estado atenta al mensaje que el cuerpo suele enviar cuando ya está lleno. Masticar y salivar bien la comida es un primer paso para tener luego una mejor digestión y para saciarte antes. Además, cuanto más conscientemente masticas, más aprecias los sabores, las texturas y ¡más disfrutas cada bocado!

8) Vigila con el alcohol

Un extra de alcohol puede llevarte a un extra de calorías. Si optas por disfrutar de alguna bebida alcohólica, recuerda hidratarte con agua también.

9) Sigue moviéndote

Si aún después de estos consejos, tu comida ha sido más abundante de lo normal, por mucho que tu cuerpo te pida tumbarte en el sofá, es mucho mejor opción que muevas tu cuerpo (por ejemplo sal a pasear) para estimular al sistema digestivo.

De todas formas, estas fiestas están ahí también para disfrutarlas y para nutrirnos de otro alimento que no está en tu plato: La compañía, las risas, las charlas,… Así que tampoco es necesario que las vivas con un exceso de agobio a la hora de las comidas. Simplemente ten sentido común. Escoge conscientemente qué vas a comer y qué cantidad. Si te has permitido por ejemplo un extra de dulce, disfrútalo, pero luego observa cuándo vuelves a tener hambre real de verdad, y no comas si no sientes ese hambre real. 

Te deseo unas Felices Fiestas.

Mónica

No Comments

Post A Comment

X