¿Cansad@ de no cumplir la lista de objetivos?

Ahora que ya han pasado casi 2 meses desde que hicieras tu lista de propósitos para el 2018, ¿cómo lo llevas? ¿Estás en el camino de cumplirlos?

Si realizaste tu lista de objetivos siguiendo mi post que encontrarás aquí, habrás observado que una lista de objetivos explícita o implícitamente lleva asociado algo que, en la mayoría de casos, nos da miedo: Cambio. Cambio para pasar del punto en el que nos encontramos ahora, al punto donde queremos llegar a estar.

Nuestro cerebro está programado para oponer resistencia a los cambios, ¿o no os acordáis del libro aquel de finales de los años 90 “¿Quién se ha llevado mi queso?” ? (Es que a mí aquel libro me causó impacto… 😂 ). ¿Y por qué no le gustan los cambios a la mente? Porque entonces la mente pierde el control de la situación, no puede activar el “piloto automático” ya que se encuentra en terreno desconocido.

A este hecho de tener a la mente en contra del cambio, hay que sumarle que el camino para pasar de donde estamos a donde queremos estar, no se recorre de un día para otro, necesita tiempo y constancia. Así que si eres de l@s que esperas resultados inmediatos, vas a frustrarte y abandonar tu lista de propósitos un año más. Pero entonces, ¿cómo mantener la motivación cuando el objetivo todavía queda lejos? Te proporciono a continuación algunos consejos al respecto:

  1. Ten la lista de objetivos escrita, de tu puño y letra, a la vista, que la puedas ver todos los días (en el espejo del cuarto de baño, en la mesa donde trabajas…).
  1. Anota las actividades que te ayudan a cumplir los objetivos en una agenda en lugar de en una lista de cosas a hacer. Lo que anotes en tu agenda, sobre todo si le asignas una franja horaria a esa actividad, es mucho más probable de que suceda y así estarás más cerca de cumplir el objetivo.
  1. Esa lista de objetivos que quieres conseguir, que está alineada con tus valores, te proporciona un sentido a la vida, y esto es básico para no caer en el desánimo. Tener objetivos te hace más efectiv@, te proporciona foco, intención, dirección y control.
  1. Si a lo largo del camino “tropiezas y caes”, no te lo tomes como un fracaso, sino como un aprendizaje y sigue avanzando. Recrearse en el sentimiento sólo te aportará sufrimiento. Catherine Collantt dice: “Si vas a vivir una vida que valga la pena, una en la que intentas cosas nuevas y especialmente ser nuevas cosas, los errores, los fracasos y los contratiempos están garantizados. Pero tu misión en la vida no es evitar los fracasos porque la única manera de evitarlos es no hacer, crear o convertirte en algo nuevo nunca. Así que no te tomes los errores, los contratiempos y los fracasos como señales de que debes parar, tómalos como señales de que te estás esforzando para ser algo diferente, algo más de lo que eras ayer, y eso es bueno.”
  1. La figura de un Coach puede serte de mucha ayuda, te proporcionará seguimiento periódico y deberás responderle a preguntas del tipo: “¿Dónde estás con respecto a tus objetivos?” o “¿A qué te comprometes para la siguiente semana?”

No sé si sabes que, según Gretchen Rubin, hay 4 tipologías de personas diferentes en función de cómo responden frente a las expectativas externas e internas: Rebelde, Obligado, Interrogador y Defensor. Si quieres saber de qué tipo eres, puedes encontrar el cuestionario aquí . Y ya te avanzo, que si resultas ser un Obligado, la figura del Coach te va a ser casi imprescindible para lograr tus objetivos. No dudes en contactarme tanto si eres un Obligado como cualquiera de los otros 3 tipos. Seguro que puedo acompañarte en tu camino hacia la consecución de tus objetivos 😉.

  1. Suelta la necesidad de la perfección. No puedes estar perfectamente programad@ y ser súper efectiv@ cada día. ¡Eres human@, no un robot!
  1. Y por último, no olvides celebrar cada paso que logres dar hacia adelante en dirección a tus objetivos. Cada meta que se alcanza y cada experiencia positiva que vives, ayudan a aumentar la confianza en ti mismo y, por tanto, a aumentar la autoestima.

Ah! Y respecto al miedo que casi todos sentimos ante el cambio, un consejo más: Feel the fear and do it anyway! (¡Siente el miedo y hazlo de todas formas!).

Y tú, ¿vas a seguir entonces intentando ese cambio que te propusiste a inicio de año? ¡Así lo espero!

Mónica

No Comments

Post A Comment

X