Propósitos de Año Nuevo

¡¡Feliz Año Nuevo para tod@s!! Espero que te encuentres muy, muy bien, con muchas ganas de disfrutar de todos y cada uno de los 365 días de este 2018.

Sin duda, una de las cosas que más gente realiza al empezar un nuevo año es escribir sus listas de deseos, objetivos, propósitos… Pero si no quieres fracasar estrepitosamente al estilo de Bridget Jones (aunque lo hiciera con gracia ja, ja), sigue leyendo y encontrarás algunos consejos que creo que te serán útiles.

En mi post anterior te hablaba de lo aconsejable que es reflexionar sobre el año que dejamos atrás, antes de establecer tus propósitos para el nuevo año. Espero que lo hayas hecho, porque esa reflexión te habrá permitido tomar conciencia de los objetivos que sí has conseguido (aprovecha y celébralo, siéntete orgullos@ por ello), así como también de aquello que no ha acabado de encajar, de encontrar su espacio en tu vida. Aprovecha y pregúntate por qué. No te limites a pasar un objetivo no conseguido de un año a otro sin más, esto sólo te aportará frustración. Analiza si ese objetivo es realmente deseable, si lo pide tu ego, o tu alma, si está alineado con tus sueños, o si es algo que tienes que soltar, que no te sirve más. Empezar el año conociendo esas ataduras que no encajan con la vida que deseas vivir, es muy liberador.

Una vez que has reflexionado y agradecido lo acontecido en el 2017, ya estás en disposición de coger papel y lápiz para escribir tus objetivos para el 2018. Intenta seguir los siguientes pasos a la hora de listar tus propósitos:

Piensa en qué aspecto de tu vida quieres realmente introducir un cambio.

Sobre esa área de tu vida que has decidido modificar, toma conciencia de en qué punto estás ahora, y dónde quieres llegar.

Lista qué acciones puedes llevar a cabo para caminar y avanzar desde el punto actual hasta el punto deseado. Procura ser específic@, no es lo mismo anotar “hacer más ejercicio”, que “ir al gimnasio 3 veces por semana, empezando el 15 de Enero”.

Programa esas acciones (o sus desgloses en tareas más pequeñas) en tu agenda. Suele ocurrir que aquello que no está en tu agenda, simplemente no sucede.

Visualízate habiendo conseguido tus objetivos. ¿Cómo te sientes?

Todavía con esa energía positiva generada con tu visualización, declara tus intenciones en voz alta, ya sea contándoselas a alguien, o mirándote al espejo, esto te ayudará a llevarlas a cabo.

¡¡Ahora ya puedes pasar a la acción!! Tienes 365 días por delante para lograr los objetivos que te conducen en dirección a esa vida maravillosa que te mereces.

Y no olvides celebrar cada tarea o acción que vayas consiguiendo. ¡Ánimo!

Mónica

No Comments

Post A Comment

X